Después de la educación hay que buscar trabajo

Hace algunas semanas, el ministro de Educación, José Ignacio Wert se cuestiona si había que sacar más de un 6.5 para que el estado siga pagando una beca a los estudiantes.

A raíz de esas declaraciones, los medios y la opinión pública han intentado “enterrar vivo” al ministro y a mi me gustaría que el debate de la educación se extendiera un poco más allá del 6.5.

Veamos, por definición, una beca es una ayuda que recibe un estudiante para poder realizar unos estudios. Dichos estudios serán beneficiosos para el país, puesto que el estudiante encontrará (antes o después) un puesto de trabajo que hará que reciba ingresos y pueda consumir. Teoría pura.

Lo que hay que tener claro es que las becas no deberían ser para todos, si no para unos pocos.  Se supone que las becas deben perseguir la “excelencia de los estudiantes que las reciben”. Sin embargo, la realidad de la sociedad es algo distinta: parece que se es menos si no se tiene título universitario y sinceramente, los universitarios en general sabemos poco sobre lo que estudiamos. No salimos lo suficientemente preparados para el mundo laboral.

En España hay un problema que se llama titulítis y además nos creemos una frase que se oye mucho en la calle “Que pena que los jóvenes de ahora son los más preparados de la historia de España”.  Creo que no somos los más preparados. Quizá sí que somos los que más títulos tengamos.

Mi consejo para los que van a escoger una formación próximamente es que hay que ser realista respecto a lo que se estudia y en lo que se quiere trabajar. Cuando se escoge una carrera o estudio de formación profesional, hay que tener cierto sentido práctico y no sólo estudiar lo que te gusta. Recuerda que luego hay que buscar empleo.

Manuel Ruiz-Alba

Talking about #marketing & tech. Padelista amateur y geek aficionado.Actualmente, trabajo en el sector del automóvill. Economista y bloguero